El Camino de Santiago es una experiencia inolvidable, pero debes ser precavido y prepararte bien antes de iniciarte en esta bonita aventura.

peregrino-camino-de-santiago

A cualquier persona que le preguntes que debes tener en cuenta para realizar correctamente el Camino de Santiago te dará buenos consejos que si eres listo tendrás en cuenta en todo momento durante el Camino.

Hace dos semanas ya os dábamos dos consejos sobre la preparación física antes de iniciarte en el Camino y el peso de la mochila (si te lo perdiste puedes leer el artículo aquí). Como ya habíamos adelantado, hoy toca hablar de la alimentación, la señalización y las etapas.

Alimentación

El recorrido del Camino de Santiago supone un sobre esfuerzo físico y mental en comparación de a lo que estamos acostumbrados en nuestro día a día, por lo que debemos estar bien alimentados y no tomamos el Camino como una especie de “operación bikini”, puesto que una mala alimentación puede acarrear graves problemas de salud.

En cuanto a la alimentación se refiere los imprescindibles en nuestra mochila deben ser: frutos secos, pasas, higos, nueces y chocolate para estar prevenidos ante cualquier bajada de tensión o mareo por cansancio, sin olvidarnos del agua. Estar bien hidratados es incluso más importante que la buena alimentación, por lo que es necesario ser precavido y llevar suficiente agua e hidratarse cada poco tiempo, aunque no tengamos sed.

Para comer o cenar existe el denominado “menú del peregrino” que está a un precio muy asequible y se parece en cierto modo a un menú del día de cualquier restaurante.

Señalización

señalizacion-camino-santiago

En cuanto a la señalización y el temor a perderse en el Camino, es simplemente eso, un miedo. La señalización del camino es bastante abundante pero no debes despistarte. En tu camino hacia la catedral debes estar pendiente de las señales de pintura amarilla, trozos de plástico amarillo colgando de zarzas o, una vez ya entrados en Galicia, de los mojones que te indicarán a que distancia estas de llegar a tu meta.

Etapas

En cuanto a las etapas del camino podríamos decir que es muy importante tener programadas las etapas para conseguir terminar el Camino de Santiago en el periodo de tiempo establecido, sobretodo en el caso de que tengamos un limite de días para realizarlo.

Lo más aconsejable es caminar entre 20 y 25 kilómetros al día, pero cada peregrino debe marca su propio ritmo. Lo ideal es realizar un etapa por día pero debes empezar poco a poco, marcando metas más cortas para los primeros días para ir adquiriendo ritmo. Como consejo sería conveniente dejar unos días de margen por si algún día te encuentras un poco más cansado o te apetece quedarte en un lugar un poco más de tiempo.

Nuestro último consejo es haz “el camino con motivación y energía y se convertirá en una experiencia inolvidable”.

¿Ya estás preparado para iniciar la Ruta Xacobea? ¡Buen camino!

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies