Realiza el Camino de Santiago con los más pequeños de la casa

Camino_de_Santiago_con_niños

El Camino de Santiago es una experiencia tan enriquecedora y extraordinaria que es apta para todos, desde los más pequeños y personas mayores, hasta las mascotas. No hay duda de que emprender el recorrido por las hermosas rutas que llevan a Santiago de Compostela es una vivencia mágica para vivir en familia y compañía.

Si estás pensando unirte a la aventura y llevar niños pequeños, no te preocupes, es posible. Sin embargo, debes tener en cuenta algunos consejos para que todos puedan disfrutar de esta experiencia sin ningún inconveniente.

¿Cuál es la edad recomendada para recorrer el Camino de Santiago?

Si bien, es perfecto para todas las edades, es recomendable que los niños sean mayores de tres años, porque en caso de bebés pequeños resultaría sumamente incómodo para ellos y sus padres. Asimismo, si tu hijo es menor de 7 años, lo ideal es que puedas llevar un carricoche infantil de montaña, para que pueda descansar en momentos en los que comience a sentirse agotado.

Preparación antes del recorrido

De la misma forma que los adultos, los pequeños también necesitan prepararse para estar en forma durante el recorrido y que no se vea afectada su condición física. Lo ideal es que, al menos dos meses antes del viaje, puedan seguir los siguientes consejos:

  • Haz excursiones de montaña y senderismo, busca recorrer terrenos similares a los que encontrarás en el recorrido. Puedes comenzar con expediciones cortas, y gradualmente ir incrementando la duración, de esta manera los pequeños irán probando su resistencia.
  • Usar previamente el calzado que llevarán para el viaje, de modo que puedan ir adaptándose al zapato.

Si tu pequeño lleva mochila, igualmente es clave planificar la ruta y el descanso:

  • Elige etapas cortas, que no exijan caminatas tan largas. El último tramo del Camino Francés es perfecto, gracias a la cantidad de albergues y servicios disponibles, además de la facilidad del terreno.
  • Reserva con tiempo en hostales o albergues donde descansarán para asegurarte de contar con un lugar al momento de pernoctar.

¿Qué hacer durante el recorrido?

  • Por cada hora de caminata, permite que tu pequeño descanse al menos 10 minutos. Aprovecha estas paradas para que se hidrate y consuma zumos, frutas o barras energéticas que le permitan reponerse del esfuerzo realizado.
  • Ve a su paso, recuerda que el Camino no es una carrera, así que asegúrate de caminar al ritmo de tu pequeño, tomando tiempo para disfrutar del paisaje.
  • Caminen durante la mañana, de esta manera evitareis exponerse a temperaturas altas durante la tarde.

La planificación juega un papel fundamental en el éxito de la experiencia. Toma tu tiempo para indagar todo lo posible sobre la ruta que elegirás, y prepárate para disfrutar de una vivencia que cambiará vuestras vidas.

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies