El entrenamiento para realizar el Camino de Santiago montado encima de una bicicleta

Al igual que si vamos a pie, el entrenamiento en bicicleta debe ser paulatino. Empezar por terrenos llanos y continuar con subidas y bajadas (tanto por carretera como por terrenos más escarpados), o incrementar los tiempos sobre la bicicleta son medidas de adaptación interesantes.

 

entrenamiento-camino-santiago

 

 

La única manera de saber cuál es nuestra resistencia al Camino es enfrentarse a las condiciones reales que viviremos en él: ¿cuántos kilómetros soportaremos?, ¿qué etapas serán más duras, teniendo en cuenta las características del terreno?

Lo importante ante todo es ponerle ganas y mucho empeño, aunque los comienzos del entrenamiento sean duros y creamos que el Camino se nos puede hacer muy cuesta arriba. Es muy conveniente entrenar los últimos días con las alforjas cargadas; de esta forma, además de acostumbrarnos, seremos conscientes del peso y el volumen del equipaje como un problema real. Entenderemos de verdad porqué es importante reducir todo lo posible el número de cosas que queramos llevar (y nos limitaremos solamente a lo estrictamente necesario e imprescindible). Al igual que en otro tipo de entrenamiento, simular al mínimo detalle las condiciones reales del Camino ayudan mucho a mejorar la experiencia durante las etapas.

El casco de ciclista, como sabéis, es fundamental y obligatorio. Cuidado con la época en la que peregrinaréis: aguantar temperaturas muy altas con el casco puesto tantas horas puede no ser lo más cómodo.

 

 

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies