camino-de-santiago-en-bicIcleta

El camino de Santiago es una experiencia inolvidable, no importa la modalidad en la que decidas hacerlo. Pero si escoges recorrer el camino en bicicleta, hay aspectos que debes conocer, y el más importante será que para poder conseguir la Compostela mínimo necesitas acumular 200 km en tu plan de viaje.

Curiosidades del Camino en Bicicleta

A quienes deciden optar por esta modalidad se les denomina cariñosamente como bicigrinos, y normalmente son aquellas personas aficionadas a este deporte, y con las condiciones físicas necesarias para recorrer grandes distancias en poco tiempo. Pero no te preocupes, si todavía te estás haciendo un hueco en el mundo del ciclismo, también puedes recorrer al menos 50 km diarios sin ningún inconveniente, lo que te llevará a conseguir la Compostela en 4 o 5 días, nada mal ¿no?

La bicicleta te permite llevar con mayor comodidad equipaje al poder instalar artefactos para la carga extra que llevas. Pero, puede traer como inconveniente el que no siempre puedas subirla a trenes o buses, y tendrás que estar atento al mantenimiento que requieren durante el camino.

Los últimos 200 Km del Camino en Bicicleta

Los últimos 200 km del camino francés en bicicleta empiezan en Ponferrada y terminan en Santiago de Compostela. Sin embargo, debes saber que este inicio está marcado por un tramo del camino con mayor dificultad ya que se recorre la montaña en su máxima expresión, aunque hay quienes optan por una vía tradicional por camino de asfalto tomando la salida en las Herrerías.

Luego continuas con un fuerte descenso por Triacastela, con caminos popularmente empedrados, y una vez que lo culminas podrás escoger entre San Xil para ir a Sarria o por Samos donde apreciarás el famoso monasterio.

Una vez en Sarria el camino se vuelve complicado sobre todo en épocas de lluvia, además presenta falsas planicies y rampas. Es un tramo corto hasta Palas de Rei pero debes tener máxima precaución

Y para culminar el camino en biciclet, el tramo Palas de Rei – Santiago tiene un último esfuerzo que valdrá la pena. Se trata del ascenso a Arzúa y al Monte de Gozo, camino lleno de rampas de considerable complejidad, y en ocasiones terreno embarrado o lodoso.

Los últimos 200 Km del camino pueden llegar a ser extenuantes, pero lo importante es que lleves tu propio ritmo, sin prisa, y sin sobre exigir a tu cuerpo más de lo debido. Recuerda que lo importante es hacer de esta experiencia un momento inolvidable y no un trágico o doloroso recuerdo.

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies