En torno a las diferentes rutas que van hacia Santiago de Compostela, existe una sorprendente cantidad de mitos, leyendas e historias que forman parte de la tradición del Camino. Muchas de ellas provienen desde hace siglos atrás y se han repetido de generación en generación para así preservar la cultura del Camino.

Una de estas leyendas que forman parte esencial del Camino, especialmente en la ciudad navarra de Nájera, sitio donde tuvo lugar. Si bien, algunos detalles permanecen inciertos debido a que la historia ha sido contada durante tanto tiempo, la leyenda en general se mantiene sobre una misma base.

El reto del Gigante Ferragut

La leyenda cuenta que Ferragut era un gigante musulmán de origen Sirio, señor del Castillo de Nájera, quien era conocido por su inigualable fuerza e increíbles habilidades para la batalla, esta combinación era que lo hacían prácticamente indestructible.

Por otro lado, un caballero Franco llamado Roldán se dirigía con sus caballeros cristianos hacia la ciudad de Santiago de Compostela con el fin de culminar su peregrinación, cuando fueron retados por Ferragut a una batalla.

Roldán inmediatamente aceptó, y ambos se enzarzaron en una fuerte batalla, incluso los caballeros de Roldán participaron, sin lograr ni siquiera herir al gigante. La fuerza y experiencia de Ferragut hizo que no pudieran defenderse de sus ataques.

Versiones alternas

Es justo en este punto cuando aparecen dos lados de la historia, pero siempre con el mismo final, la derrota y asesinato del gigante por manos de Roldán.

Una de las versiones cuenta que Ferragut al ver el aplomo de Roldán le ofreció perdonarle la vida si decidía desistir de la batalla, a lo que el caballero se negó rotundamente. Después de dos días de batalla sin tregua, el gigante agotado cayó dormido encima de Roldán, quien al descubrir que el único punto vulnerable de su enemigo era el ombligo, tomó un puñal y lo clavó, propiciándole la muerte.

La otra versión cuenta que tras una larga batalla, ambos lados decidieron darse una tregua, y en un momento de camaradería, Ferragut confesó a Roldán que su punto débil se encontraba en el ombligo. Una vez terminada la tregua y retomado el combate, Roldán recordó la confesión del gigante, y aprovechó el momento para clavarle una daga y asesinarlo.

Esta leyenda ha cobrado una importancia tal en el Camino que en el Palacio de los Reyes de Navarra se puede encontrar un capitel en el que esta lucha es representada. Si te ha interesado esta historia, durante tu visita te encantará escuchar las diferentes leyendas que le suman riqueza al Camino.

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies