sopa-de-ajo

Es un plato típico de las localidades de la región de Castilla y León. Su origen se vincula con los trabajadores del campo. Es un plato asociado a las tradiciones del Camino de Santiago en la época de Semana Santa.

La receta varía dependiendo de los ingredientes y del cocinero, haciéndolo un plato único que va de la mano con la tradición de la localidad o de la situación económica de quien lo prepare.

Origen de la Sopa de Ajo

Tiene sus orígenes en las áreas rurales que convergen en la región de Castilla y León, por lo que es muy conocido en la gastronomía del Camino, sobre todo en la zona del Camino Francés. Es de fácil preparación ya que se utilizan los ingredientes que estén a la mano, como hacían originalmente los trabajadores del campo.

Es tradición servirlo en Semana Santa, fecha típica donde el aroma de la Sopa de Ajo engancha a los peregrinos. Si pasas por Zamora en fechas de Semana Santa se te va hacer común encontrarte con su característico aroma.

¿Listo para preparar tu propia Sopa de Ajo?

Debes ser cauto a los ingredientes para que obtengas el resultado deseado, así podrás hacerla tanto en el albergue como en la comodidad de tu hogar.

Ingredientes:

  • 165 gr de jamón serrano
  • 10 rodajas de pan duro (o del día anterior)
  • 6 huevos
  • 9 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pimentón
  • 60 ml de aceite de oliva extra virgen
  • 2 litro de agua o caldo (carne o pollo)

Preparación de la Sopa de Ajo

  • Pela las cabezas de ajo y luego pícalas en trozos no tan pequeños. Aprovecha y prepara el jamón para cortarlo en trozos también.
  • Toma una sartén y vierte un chorrito de aceite, ahora vamos hacer un sofrito con el ajo y los trozos de jamón. Estará listo cuando el ajo comience a tomar un color dorado
  • En la misma sartén, agrega las 5 rodajas de pan y mézclalos bien, cuando estén ligeramente tostadas, vierte el pimentón sobre la mezcla, esto le da su color rojo distintivo.
  • En una olla vierte el agua o el caldo, colócalo sobre el fuego y vierte los panes. Ahora remueve suavemente hasta que todo esté mezclado para luego dejar hervir por 20 minutos a fuego lento, sin dejar que llegue al punto de ebullición.
  • Mientras tanto, pon a tostar los otros panes en el aceite de oliva, al pasar los 20 minutos lo pones como flotador en la sopa y esperas a que ablande.
  • Por último, apaga el fuego y vierte los huevos en la sopa, remueve y déjala reposar de 3 a 5 minutos.

¡Y a comer!

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies