No hay que ser un deportista para decidir hacer el Camino de Santiago, solo se necesita prepararse como todo un profesional para disfrutar del recorrido y llegar a la meta final. Y para esto, también debes conocer las lesiones más frecuentes que se presentan tanto en novatos como experimentados y de esta forma, hacer lo posible por evitarlas.

Las dolencias y lesiones del peregrino

Enfrentarse a largas caminatas, en terrenos a los que no se está habituado y en condiciones climáticas adversas, con altas temperaturas en verano, o mucha lluvia en primavera, solo por citar un par de ejemplos, provocan la aparición de lesiones comunes entre los peregrinos del Camino de Santiago. Entre ellas podemos conseguir:

  1. Ampollas: Estadísticamente ocupan el primer puesto de lesiones comunes, ya que 4 de cada 5 peregrinos la sufre. Aparecen debido al roce y fricción constante entre el calzado, las medias y la piel maltratada y deshidratada por los kilómetros caminados, o por la excesiva sudoración que puede aparecer sobre todo en épocas de calor.Varían desde ampollas incipientes que no causan gran malestar, hasta aquellas donde aparece líquidodentro de ella y corren riesgo de infectarse, causando mucho dolor.
  2. Tendinitis: no es otra cosa más que la inflamación de un nervio originado por la sobrecargade forma constante y sostenida de alguna parte del cuerpo, siendo las más comunes los miembros inferiores (piernas) y la zona lumbar. Quienes no están habituados a mantener este tipo de actividad física son más proclives a padecerlo.
  3. Lesiones de rodilla. El excesivo peso y una escasa preparación física son dos factores para sufrirla. El dolor se vuelve gradualmente agudo debido a la inflamación de la articulación que disminuye la capacidad de caminar de forma normal.
  4. Golpes y caídas: más frecuentes en aquellos que deciden hacer el Caminode Santiagoen bicicleta ya que la desigualdad de terreno en algunos parajes puede incidir de forma negativa el desempeño del ciclista.

¿Cómo prevenir las lesiones en el Camino de Santiago?

Todas estas lesiones pueden prevenirse de forma sencilla siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • Usa zapatos cómodos y unta la planta de tus pies con vaselina o crema humectante para disminuir la fricción y aumentar la hidratación.
  • Antes de iniciar cada tramo de ruta asegúrate de estirar bien cada parte de tu cuerpo.
  • Manténun paso acorde a tus condiciones físicas y cuando sientas cansancio detente y descansa un poco.
  • Lleva una mochila ligera, que contenga solo lo necesario.
  • Sé atento siempre al camino y usa por regla general las vías señalizadas.

Recuerda siempre que es mejor prevenir que lamentar, por eso cuídate y disfruta plenamente de las maravillas del Camino de Santiago.

¿Te ha gustado nuestro post?

Por favor, valora este artículo con estrellitas

¡Tu opinión nos importa!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies